El mantenimiento industrial y el COVID-19

          El mundo está pasando por una recesión jamás vista, producto de los estragos que está haciendo el Covit-19. Mucha empresas químicas, petroquímica, metalúrgicas (acería y laminación), alimentos, minería, aeronáutica, hotelería, están sufriendo los embates de esta tragedia; sin embargo, otras han seguido funcionando y otras mas, a media máquina. A las empresas que detuvieron sus procesos, nos pasearemos por tres escenarios. El primero, en qué condiciones detuvieron sus plantas; el segundo, cuáles serán las estrategias para arrancarlos. Si en el primer escenario no se detuvieron a hacer su parada, desde un punto de vista de la seguridad de sus instalaciones, posiblemente los fenómenos físicos-químicos-mecánicos como: corrosión, humedad, resequedad, contaminación, fugas, otras; indudablemente están haciendo lo que mejor saben hacer, y es dañar los activos; sin contar los enormes riesgos que traen consigo su arranque, desde el punto de vista de seguridad a las personas y a las instalaciones.

           Ahora bien, la alta gerencia cuando llegue al “Day-One” día uno después que decida arrancar definitivamente, no puede llegar a comenzar a planificar y posteriormente a programar el arranque de sus equipos. Pienso que es en este momento “durante el tiempo de cuarentena o inactividad” que es cuando debemos aplicar el máximo esfuerzo para comenzar a planificar esta gran actividad. Nosotros no planificamos para el pasado, lo hacemos para el futuro, por lo tanto, es el momento para hacerlo. Existen plataformas como Zoom, Skype, google meet, entre otras, que nos permiten tener reuniones periódicas con el personal involucrado en esta actividad para comenzar a planificar el arranque de nuestro proceso; y hacerlos a los tres niveles: estratégica, técnica y operacionalmente. Realmente es como un proyecto de paradas de planta, pero en condiciones diferentes. Nuevamente, pienso que tenemos suficiente tiempo para hacerlo. Igualmente en la operación normal tenemos que estar haciéndolo. Para mí y muchos de ustedes pueden coincidir, tanto la planificación y programación efectiva son los pilares fundamentales en la gestión.

            El tercer escenario, es que posiblemente haya personas que no estarán en la planta al momento del Day One, quizás porque fallecieron durante esta pandemia o simplemente porque cambiaron de trabajo por mejores condiciones, aunque esta última siempre ha estado presente en el campo laboral, igualmente, sigue presente. No hay nada más peligroso para una empresa que personas imprescindibles, y si una de ellas lamentablemente ya no está, con seguridad el período de arranque será mayor.

             Otra actividad que podemos hacer durante esta cuarentena, aunque igualmente debemos hacerla durante la operación normal de la planta, es ir elaborando los procedimientos de mantenimiento y operacionales. Para mantenimiento, los procedimientos para preventivo, correctivo y actividades predictivas. Las empresas que no los tienen, elaborarlos preliminarmente, probarlos y ajustarlos durante el momento que se requieran. Las que ya tienen sus procedimientos, mejorarlos en cuanto a información faltante, estimaciones de tiempos, corrección de estilo, etc. Para esto último, los procedimientos tienen que cumplir con las tres (C), claros, concisos y concretos y no deben dejar margen a dudas a quien los lee. Las empresas que tienen estos procedimientos estandarizados, obviamente tendrán período mas corto de tiempo para arrancar sus plantas; las que no, con seguridad tardarán mucho más, y jamás sabrán si sus tiempos para arrancar sus procesos son los correctos. Simplemente porque no tienen parámetros para medirlos.

              Las empresas deben tener sus bancos de procedimientos a la mano, no archivados en los sistemas de información como un lujo, como normalmente pasa, sino en físico, plastificados, con sus esquemas, dibujos etc. Quizás para poner un ejemplo, ustedes posiblemente hayan visto alguna película sobre emergencia de un avión, inmediatamente buscan los protocolos operacionales que están en un manual en todas las cabinas de los aviones.

              Por último, una tercera actividad a la cual podemos dedicarnos porque posiblemente durante la operación de una planta no tengamos el tiempo suficiente para hacerlo, es “escudriñar” el histórico de los equipos. Muchas empresas alimentan sus sistemas de información con información de gestión y nadie la revisa. En una planta debe existir alguien que se encargue de esta actividad de escudriñar en el registro de equipos su histórico. Normalmente quienes lo hacemos somos los consultores de mantenimiento industral cuando estamos auditando; sin embargo, es muy raro conseguir en una planta alguna persona dedicada a esto. Un planificador está en su continua tarea de planificar, un programador controlando su Backlog y un ejecutor, interviniendo los equipos. En mi próximo libro que pronto saldrá, trata sobre el tratamiento cualitativo y cuantitativo de la información de mantenimiento. Allí comento sobre la importancia del confiabilista de planta y cuáles deberían ser sus atributos.

              Retomando la idea anterior, siempre que el aspecto logístico lo permita, en cuanto al acceso de la información de mantenimiento, que le llamo en su contexto global “La Permeabilidad del Mantenimiento”, como la capacidad que tienen las empresas para facilitar el acceso a la información de gestión, aprovecharla para en este tiempo libre o de cuarentena, a través del internet o intranet poder entrar a los sistemas, revisar y analizar el comportamiento de los activos. Mucha gente no ve el potencial de resultados que podemos adquirir al analizar toda esta información. Vuelvo y repito para terminar, igual tenemos que hacerlo durante la operación normal de la planta.

Ing. Brau Clemenza

menú